Si estás pensando en ampliar tus canales de venta y apostar por el comercio electrónico, en este post te mostramos qué tienes que hacer para crear una tienda online. ¡Descúbrelo!

¿Sabías que la primera venta de comercio electrónico se realizó en 1994? Desde entonces, el mundo ha cambiado mucho y el impuso de la digitalización ha promovido, entre otras cosas, que las ventas por internet se hayan incrementado de forma exponencial.

El comercio electrónico, también conocido como e-commerce, es el conjunto de compras y ventas que se realizan por internet a través de plataformas digitales como páginas web, aplicaciones, redes sociales o marketplaces.

Actualmente, es un sistema que se encuentra completamente integrado en el tejido productivo de nuestro país. De hecho, según un estudio, el 66,6% de la población española ha realizado alguna compra online.

Por ello, es interesante que valores la ampliación de tus canales de venta, apostando por el canal de venta digital que, como te explicamos a continuación, requiere que tengas en cuenta varios aspectos pero que, sin duda, puede hacer crecer tu negocio.

Cómo crear paso a paso una tienda online

Si quieres saber cómo crear tu propia tienda en internet, ¡sigue estos pasos!

  1. Planifica su implementación: estudia cómo quieres que sea tu tienda online. Es decir, elige si quieres vender todos tus productos o sólo algunos, si quieres unificar el inventario de tu negocio o diferenciarlo del de tu tienda física y, por último, si vas a emplear los mismos recursos que usas de manera presencial o menos para su desarrollo. Para ello, es fundamental identificar tu público objetivo y conocer cuáles son sus gustos. Por ejemplo, si prefieren acudir a tu tienda porque viven cerca o prefieren el envío a domicilio si viven lejos.
  2. Registra tu página web y escoge un alojamiento: elige el nombre que va a tener tu página web y que verán los usuarios al entrar y navegar por ella. También, escoge un proveedor de servicios con el que crear la página web y gestionarla. Para el dominio de tu web, intenta seleccionar un nombre que sea igual o muy semejante al de tu negocio para que los clientes puedan encontrarte fácilmente. Y, en cuanto al proveedor, puedes localizar fácilmente muchas opciones para crear y gestionar tu página como pueden ser HubsSpot, o SquareSpace entre otras.
  3. Diseña tu página web: personaliza cómo quieres que vean los usuarios tu página web de acuerdo con las características, funciones y recomendaciones del proveedor elegido. Muchos de ellos, ofrecen plantillas sobre las que trabajar y editar, de forma que el trabajo se simplifica. Además de proponer un diseño que despierte la atención de los consumidores, procura ofrecer herramientas útiles –como un buscador de productos– y que sea accesible para todas las personas, por ejemplo, escogiendo un tipo de letra que se lea fácilmente.
  4. Crea contenido: alimenta tu página web con opciones y servicios complementarios que, además de mostrar cómo son tus productos y tu negocio, permitan crear un interés añadido. Añade imágenes o vídeos en 3D para que el contenido sea visual y escribe posts explicando la historia de tu negocio, cómo funcionan tus productos, consejos para utilizarlos o comparaciones en función del uso que vayan a hacer los clientes. Al crear contenido, tendrán oportunidad de conocerte, pasarán más tiempo en tu web y, además, posicionará mejor en los buscadores. ¡Todo son ventajas!
  5. Configura la tienda con el catálogo y el servicio de pagos y envíos: añade un apartado en el menú de la web que sea un acceso directo a la tienda online. En ella, implementa herramientas que permitan a tus clientes realizar las mismas acciones que harían en tu tienda física. Es decir, ver los productos, pagar y recibir sus productos. Para ello, incorpora una pasarela de pago en tu e-commerce y, algo muy importante, asegúrate que los datos de las personas que compran estén seguros. Además también podrás códigos QR en el catálogo online para que redirigir a los clientes a la ficha del producto o servicio.

También, gestiona cómo vas a realizar el envío. Si te vas a encargar tú mismo, elabora una base de datos para anotar todos los pedidos. Y, si vas a contratar a una empresa para que se encargue, contacta con ella para trasladarle la información necesaria. Además deberás tener en cuenta que hay diferentes tipos de stock: stock propio (cuando cuentas con tu propio almacén; el stock de terceros (consignación), y el dropshipping, entre otros.   

Recuerda que, en ambos casos, es fundamental pedir los datos necesarios a los clientes, como su nombre, dirección y teléfono de contacto, además de enviarles un correo electrónico que confirme su pedido.

Crear tu propia tienda online es un proceso necesario porque un alto porcentaje personas realizan compras a través de las tiendas online. Sin duda, es algo que te ayudará a implementar una nueva estrategia de venta, aumentar tus fuentes de ingresos y ofrecer a tus clientes una forma práctica de adquirir tus productos.

¿Estás listo para apostar por la digitalización? ¡Apuesta por una tienda online!

× ¿Cómo puedo ayudarte?